Guía de Consejos para comprar un carro de Segunda

1. Neumáticos.

¿En qué tienes que fijarte?

 

- Rajas o grietas.
- Desgaste excesivo o irregular.
- Flancos deformados.
- Presión incorrecta.
- Profundidad del dibujo.
- Fecha de fabricación.

 

2. Tubo de escape.

 

¿En qué tienes que fijarte?

 

- Excesiva emisión de humos por fallos en la mezcla de combustible.
- Presencia de grietas.

 

3. Parachoques. 

 

- Rozaduras o arañazos.
- Mal fijado o descolgado.
- Roturas o falta de material.
- Aspecto de no ser una pieza original (diferencias sutiles).
- Reparaciones con pintura.

4. Carrocería.

 

- Arañazos y fisuras grandes que atraviesen la pintura y dejen al descubierto la chapa.
- Indicios de corrosión.
- Abolladuras mayores de seis centímetros.
- Cambios en la tonalidad o en la textura de la pintura, marcas de posibles golpes.

- Estado de las juntas de goma.

 

5. Interior del Carro.

 

¿En qué tienes que fijarte?

 

- Deslizamiento irregular de los cinturones.

- Roturas o cortes en la cinta del cinturón.
- Fallos en los anclajes.
- Quemaduras o manchas

 

6. Dirección.

 

¿En qué tienes que fijarte?

 

- Bloqueo del giro del volante en algún punto.
- Holgura o dureza excesiva.
- Fijación incorrecta del volante.
- Ruidos de la dirección mecánica y asistida.
- Paralelo incorrecto

 

7. Pérdida de líquidos.

 

¿En qué tienes que fijarte?

 

La falta de estanqueidad de los circuitos es uno de los problemas más habituales. Las fugas y manchas de líquido pueden tener su origen en:
- Sistema de frenos.
- Circuito del aire acondicionado.
- El motor.

 

8. Los frenos.

 

¿En qué tienes que fijarte?

 

- Hundimiento excesivo del pedal.
Ruidos.
- Tensión del freno de mano

 

9. El motor.

 

En qué tienes que fijarte?

 

- Paradas.
- Ralentí irregular..
- Ruidos anormales en el vano motor

 

10. Farolas, luces e intermitentes.

 

¿En qué tienes que fijarte?

 

- Fisuras e impactos.
- Roturas en las tulipas de protección que pueden afectar a la proyección del haz de luz.
- Piezas originales.

- Sin dispositivos no homologados (por ejemplo: xenón)

 

11. Suspensión.

 

¿En qué tienes que fijarte?

 

- Balanceo excesivo.
- Ruidos metálicos anormales.
- Desnivel acusado de la carrocería.

 

Gracias a: 

 

www.autobild.es