El afán, pecado capital al manejar

De las carreras no queda sino el cansancio, o el accidente. El afán es el mayor pecado de los conductores, y por el que se cometen imprudencias y malos comportamientos que pueden terminar en un incidente o incluso una tragedia en la vía.

La conducción es calificada como una actividad de alto riesgo, incluso el vehículo puede convertirse en un arma letal cuando tras el volante se encuentra una persona irresponsable o con poca pericia en el dominio del carro.

Sin embargo, en el caso colombiano, no es la falta de dominio de las técnicas básicas de conducción lo que más afecta la práctica de un buen manejo. Es, más bien, la actitud frente a esta actividad la que ocasiona un mal comportamiento.

Afán y pereza
Un trabajo realizado en Antioquia por la Corporación Fondo de Prevención Vial, reveló que el afán es el principal pecado, o la excusa que más usan los conductores para justificar su imprudencia en el manejo.

Entre más de 7 mil 400 conductores que consultó el fondo, 2.258 señalaron que los actos de imprudencia que cometen cuando manejan un vehículo están dados por el afán.

Pero también la pereza motiva a conductores y peatones o bien a infringir normas explícitas de seguridad vial, o a incurrir en actos que si bien pueden no ser castigados con multas, sí pueden representar una falta a normas de convivencia en la vía.

Poco más de 1.500 de los encuestados confesaron que esta es su principal excusa a la hora de dar una explicación a sus faltas en el comportamiento vial.

De acuerdo con el analista del tema automotor y expiloto de competencias Álvaro Mejía, uno de los factores que más se observa en el día a día de la movilidad, es una falta de respeto al peatón por parte de los conductores. Pero, sostiene, es una situación de doble vía. También por parte de los peatones hay actos irresponsables, "falta de cultura reflejada en cruzar por cualquier sitio y en cualquier momento, cuando el código obliga a utilizar las esquinas y aceras".

La inseguridad, el estrés y el desconocimiento también son factores que sirven para justificar sus malos comportamientos

Concentradito
Uno de los peores pecados que los conductores cometen de manera reiterada al conducir es la desconcentración.

Sobre el particular, el experto de Autosura, Jorge Mario Rueda señala que la distracción es la primera causa de accidentes al volante.

Entre los factores que más distraen la atención de quienes están detrás del volante se encuentra el uso del teléfono celular. No solo es una contravención. También reduce en cerca de un 40 por ciento la concentración al manejar, sostiene el ingeniero formador de Autosura. 

Escuchar en el carro música a alto volumen o sostener una acalorada discusión con el acompañante también son algunas de esas faltas, que parecen menores, pero que pueden convertirse en un karma cuando por su causa se puede ocasionar un accidente.

Y por el lado de las infracciones, la Secretaría de Movilidad señala al evaluar el comportamiento de los conductores este año, hasta el pasado mes de septiembre, las multas más recurrentes aplicadas por sus agentes de tránsito castigaron las faltas por exceso de velocidad, transitar en horas de pico y placa, estacionar en sitios prohibidos, pasarse un semáforo en rojo o un pare y manejar moto sin cumplir las normas.


Gracias a:

www.elcolombiano.com