La batería es el corazón del carro

Si al hablar de los vehículos y su funcionamiento, se dice que la lubricación es como la sangre del carro; se puede decir que la batería equivale al corazón. Le da el impulso inicial, la chispa que permite poner en funcionamiento todo el engranaje.

Como lo explica Mauricio Maldonado, gerente nacional de mercadeo de la firma Coexito, "la función principal de una batería es proporcionar la energía suficiente para dar arranque al carro y acumular energía una vez el sistema eléctrico trabaja con el vehículo encendido. Si el sistema eléctrico tiene problemas, la batería cumple funciones eventuales de respaldo temporal al sistema". 

Además, precisa el ingeniero mecánico Juan Carlos Vargas, la batería solo trabaja en el momento de darle encendido al motor o cuando este se encuentra apagado y se activa algún accesorio como el radio o luces, por ejemplo.

Estructuralmente, la batería es una carcaza de plástico macizo, polipropileno que almacena 6 placas (3 con carga positiva y 3 con carga negativa) Cada placa, dice el especialista automotriz Jorge Enrique Pérez produce 2 voltios, por eso se habla de baterías de 12 voltios, como las más comunes en los vehículos particulares. Estas placas están sumergidas en un compuesto de ácido sulfúrico y agua destilada (electrólito). La energía que produce la batería se produce por la reacción química entre el electrolito y las placas de plomo, transformando esa reacción química en energía eléctrica.

También las baterías cuentan con tapones, que es por donde se revisa el nivel del electrolito, aunque en algunas más modernas que son denominadas libres de mantenimiento, esta revisión de nivel no es necesaria.

Además cuentan con dos bornes (positivo y negativo). Al positivo se conectan todos los elementos del vehículo para su funcionamiento eléctrico; el borne negativo es el que hace el contacto a tierra.

¿Cómo escogerla?

En este punto, Mauricio Maldonado señala que lo más conveniente, especialmente ahora que los carros han avanzado tanto en tecnología, es tener en cuenta siempre las recomendaciones del fabricante del automotor, y se debe reemplazar por una batería que tenga características similares en amperaje y capacidad de arranque. 

También, al reemplazarla, las dimensiones deben ser correspondientes a la anterior para que al instalarla en el espacio del habitáculo no genere inconvenientes o se deteriore de manera prematura.

Además, llama la atención el especialista de Coexito que cuando al vehículo se le hacen modificaciones que cambian las características del consumo de energía, por ejemplo en los temas de sonido o accesorios, y personalizaciones tipo tunning, la nueva batería debe adecuarse a esta demanda de energía, pues la convencional instalada en el momento de fabricación y ensamble puede resultar insuficiente.

La recomendación de las fuentes consultadas es que la instalación de una nueva batería en el carro es mejor hacerla en un centro especializado. 


Gracias a:

www.elcolombiano.com